this for escaping w3 validation warning

hide


Desde hace un par de años escolares han tomado diferentes matices, desde la implementación de nuevas formas de trabajo a nivel académico y administrativo, lo que me ha llevado a renovar y replantear muchos de los sistemas que he venido implementado.

Con estas nuevas tendencias, se nos pide ahora como maestros colocarnos en el papel de guías del conocimiento siendo ahora los alumnos el centro del aprendizaje.

Bajo este esquema, he querido averiguar qué debía hacer a través de prueba y error, aunque sí he comprobado algunos de los recursos disponibles que ya existen en la red que me han ayudado a complementar las ideas para su implementación.

En lo que va de en estos dos años, desarrollé sistemas que permitían a los estudiantes elegir qué era lo mejor para su aprendizaje.

Realizamos unos cambios con respecto a sus bancas escolares e introdujimos al salón un pequeño sofá para los momentos de lectura e intercambio de ideas.

Les pedí que probaran las diferentes opciones de asientos y reflexionaran trimestralmente sobre dónde se sentían más cómodos, enfocados y comprometidos, y que consideraran dónde estaban más distraídos o menos productivos.

Pasé por el mismo proceso este año e incluí un contrato en el que observé que no todos los días serían asientos abiertos (eso dependería de la actividad de la clase) y que discutir sobre los asientos resultaría en un asiento asignado diferente para todos.

Cambiar mi salón de clases para incorporar asientos flexibles ha sido una de las mejores decisiones que he tomado como profesor.

En el salón de clases contamos con pupitres, mesabancos, sillas y el sofá

Los niños a veces dan un gran salto para reclamar su lugar en el sofá, se reclinan en las sillas o dibujan cosas en las mesas estilo cafetería y me estremezco pensando en el dinero que costaría reemplazar el artículo.

Les recuerdo a los estudiantes que este es su salón de clases y que deben respetar las opciones de flexibilidad y asientos.

Resultado de imagen para bancas escolares

Si destruyen su asiento favorito, no estará allí en el futuro.

Necesitamos preparar a nuestros alumnos para que sean flexibles para lo que decidan hacer y parte de esa preparación viene con actuar con madurez y ser respetuosos.

No ha sido sencillo para algunos niños a quienes les ha presentado desafíos, pero poco a poco se han adaptado y he tenido niños que arreglan los otros muebles como las mesas o el sofá como parte del círculo, y eso ha funcionado.

Y, por supuesto, tuve que recordarle a los niños que se sientan en el sofá o en las almohadas del piso que la lectura silenciosa no es una hora para la siesta.

Me gusta señalar con qué facilidad se quedan dormidos cuando leen y les digo que probablemente deberían tener menos tiempo en ese espacio.

En sí es mejor estas en la cama con un libro en lugar de un dispositivo, en fin.

Con estos cambios durante dos años todos estamos aprendiendo, desde los profesores, alumnos, administrativos e incluso los padres.

Les pido a mis alumnos que asuman riesgos, prueben cosas nuevas y aprendan todos los días, y estoy allí con ellos en el proceso.

FUENTES: YouTube || Wikipedia || Mobiliario.net

0 comment /